Comprar en páginas de segunda mano sale mucho más caro.

El mercado de segunda mano en internet alberga mas de un 50% de anuncios; en los que los precios de venta de artículos de segunda mano están incluso por encima del su valor nuevos en las tiendas.


Comprar en tiendas online de segunda mano, algunos productos usados, podría no ser una opción tan rentable en estos momentos, en la mayoría de los portales de internet, de venta de artículos usados: los venden por encima de lo que cuestan realmente o a unos precios: que por un 10% o 5% mas, podrías encontrarlos nuevos y con garantía en las tiendas o webs de sus fabricantes o marcas.

Son muchos los productos que se ofrecen como: usados, de segunda mano, seminuevos o con poco uso, en todas estas plataformas y la mayoría procedentes de particulares, que publican los anuncios para revender «todo eso que ya no usan» y vaciar el trastero o recuperar unos pocos euros, tal vez sacar algo para comprarse un modelo nuevo o evitar tirar cualquier cosa que aun está en buen estado y alguien podría aprovechar.

Pero detrás de estas webs se esconde un verdadero negocio, que beneficia a las plataformas de segunda mano y no aporta ningún tipo de ventaja al comprador: que espera encontrar un producto usado, con algún tipo de desperfecto, desgaste, o simplemente con un tiempo de uso que no impida su correcto funcionamiento, pero con un significativo descuento en el precio por su condición de usado.

Un producto usado ya no tiene garantía, su funcionamiento podría estar sujeto a una menor duración, mostrará signos de desgaste o podría funcionar solo parcialmente, en la mayoría de los casos ya no viene en su embalaje original y no sabemos que uso ha podido llevar en el pasado.

Es de esperar que todas estas contras colleven consigo la ventaja de una rebaja en el precio. si no ¿Para que comprar algo usado o de segunda mano?


¿Cuánto menos, debería costarme un producto usado o de segunda mano?



  • Un producto usado o de segunda mano en perfecto estado de funcionamiento, debería costar como mínimo; un 10% menos de su valor actual nuevo, siempre y cuando, se encuentre sin desperfectos y sin aparentes marcas de uso. A partir de aquí su valor se reduciría en un 5% por cada año transcurrido desde la fecha de compra y añadiríamos a esto una reducción de entre otro 5% a 3% por cada daño, marca o signo de deterioro que presentase en función de su gravedad.
  • -El precio del producto mas los gastos de envío nunca debería igualar ni superar su valor de nuevo, ya que la mayoría de los productos nuevos hoy en día incluyen los gastos de envío gratis.
  • -En cuanto a la garantía: sobra decir que salvo que el vendedor ya haya incluido en la descripción del anuncio, hasta donde garantiza el producto; es obvio, que como mínimo, el producto ha de funcionar perfectamente en el momento de su recepción y si esconde algún malfuncionamiento omitido de mala fe, la ley ampara esta situación, hay que leer atentamente las descripciones y condiciones de venta, aun así, un producto usado puede fallar en cualquier momento, aunque no haya mala fe por parte del vendedor y no disponemos de una garantía igual que en un producto nuevo, esto implica ya una reducción de su valor considerable.

Este sistema de valoraciones debe tomarse con carácter objetivo, ya que hay productos que superan en años la reducción de su precio y no por ello carecen de valor y otros tienen valores superiores, pues podría tratarse de antiguedades, coleccionismo u otros y deberían valorarse en el marco de otros criterios diferentes.


¿Por qué los productos de segundamano cuestan tanto como los Nuevos?


Esta es la pregunta del millón, saber cuanto se puede llegar a pagar por un producto usado, no es complicado, aunque parece que en las plataformas de venta de segunda mano online, olvidan que los precios lógicos a los que deberían venderse los productos no tienen que sobrepasar unos baremos estándar y acaban superando los precios por encima incluso de los nuevos.

Esto sucede porque casi todas las plataformas se llevan una comisión por venta realizada y las que no, muestran publicidad de los mismos productos nuevos entre los anuncios de segunda mano, que captan la atención de los compradores hacia los productos nuevos, llevándose con ello una comisión cuando el comprador hace clic en ellos, o reenviádolos a la pagina del anunciante que le paga. A esto hay que añadir los costes de envío, un particular nunca pagará tan poco por un envío como una tienda y la mayoría de las tiendas online ya ofrecen el servicio de envío gratuito incluido en el precio.



Queda claro que las plataformas de venta online no sienten la necesidad de regular los fraudes ni los precios de venta de segunda mano, ya que su negocio real consiste en mostrar publicidad a costa de los vendedores que publican contenido gratis, estos son el gancho, hacen de editores y ya de paso si venden el articulo también proporcionan el ingreso de una comisión por venta realizada a la plataforma.

Si estuviésemos regalando en vez de vendiendo usado, continuaríamos siendo rentables para las webs de segunda mano, ellos siempre ganan.

Otro factor es que cuando alguien va a vender usado, también quiera sacar tajada o no perder nada en el producto, cubrir costes de gastos de envío o comisiones de venta de la plataforma, al final aunque haya bajado el precio del producto todos estos factores lo vuelven a encarecer, y una vez mas ir al artículo nuevo en vez de usado vuelve a cobrar sentido.


Sitios como el Marketplace de Facebook, Ebay, Wallapop, Cash Converters, Milanuncios, Vibbo y otros, se han convertido en un negocio poco provechoso para los compradores inexpertos.


Ebay

Como hemos podido ver las plataformas de venta de segunda mano online usan el gancho de los anunciantes para ofrecer su publicidad y llevarse comisiones por ventas, si un vendedor vende en Ebay un producto usado a un precio determinado, Ebay se lleva un tanto por ciento del valor de venta del producto, cuanto mayor sea el valor de venta del producto mayor será el tanto por ciento que gana Ebay, a eso hay que añadir más gastos que el vendedor tiene que pagar, como gastos de publicación de anuncios y otros, aun así Ebay a día de hoy también inserta anuncios de terceros bajo comisión para artículos nuevos intercalados entre los productos usados.


Wallapop

Wallapop se rige por el lema: ¿qué vas a hacer con eso si no lo usas? y da la opción de vender tu producto de segunda mano gratis, para sacarle unos euros en vez de dejarlo en el trastero, pero su negocio esta tras la publicidad, su interés mayor es que los productos que se vendan en su plataforma sean menos interesantes que los que muestran sus anuncios, los precios de la mayoría de productos usados son incluso mas caros que los nuevos.


Cash Converters

Estas tiendas físicas de segunda mano, venden por internet también bastante caro, lo bueno es que ofrecen un servicio de garantía y devolución muy interesante, recogen los productos a modo casa de empeño, pero por lo visto los responsables de valorar los productos que recogen para la venta no son objetivos con los valores reales de mercado, hay productos hasta un 10% mas caros, aunque pueden encontrarse ofertas verdaderamente interesantes. En su modo de operar en su web también pasan por vender nuevo colado entre sus anuncios de segunda mano, confundiendo al comprador y llevándolo a comprar nuevo.


Milanuncios

Milanuncios es una opción bastante interesante pero si no sacas un buen precio los costes de envío podrían encarecer tu compra, aquí puedes encontrar de todo desde gangas hasta verdaderos timos, la publicidad también viene bastante bien camuflada para hacerte caer en algo nuevo.


Vibbo

Vibbo es la evolución de la antigua Segundamano muy parecida a Milanuncios tiene para dar y tomar,y la política es la misma, llevarte a comprar nuevo antes de terminar de encontrar tu ganga.

Aquí podemos ver otro ejemplo de un producto usado en Facebook a casi el doble de precio de lo que cuesta nuevo

Aquí el mismo producto nuevo en Una conocida tienda online casi a mitad de precio


Marketplace de Facebook

La sección de segunda mano y usado de Facebook también cuenta con servicio gratuito de compraventa, pero pasa como en Wallapop, todo parece gratis y sus anuncios aparecen constantemente entre el contenido para recordarte que lo que buscas lo hay nuevo en otras tiendas. Pero los precios de venta de algunos usuarios no tienen explicación lógica al final mas de lo mismo.


Como conclusión, solo podemos decir: que si vas a comprar usado para ahorrarte dinero y compras un producto por encima de su valor, te están engañando, y si caes en alguno de los anuncios que ofrecen las plataformas para comprar el artículo mas barato nuevo, no vas a ahorrarte nada, puedes considerarte engañado de todas formas, ya que la plataforma de segunda mano solo ha sido un cebo para que alguien te saque el dinero que querías ahorrarte de una forma u otra.

En todos estos sitios webs realmente hay grandes oportunidades y artículos de segunda mano interesantes que te ahorraran un dinero, pero no te dejes engañar psicológicamente por la trampa de marketing de estas webs para llevarte a donde ellos quieren.

Casi da la sensación de que alguien llena intencionadamente estos sitios web de anuncios de articulos usados con precios desorbitados, para que no te compense recurrir al usado y así hacerte caer en ese anuncio del mismo articulo nuevo, pero todo es buscar y ser paciente, hay muchos productos que merecen la pena.